Demo

Report Pro Tour Amonkhet

Este pasado fin de semana he tenido la suerte de poder jugar el Pro Tour Amonkhet en Nashville. Era mi segundo Pro Tour, además seguido, así que como os podéis imaginar me sentía en un buen momento de forma y tenia ganas de prepararlo bien para hacer un papel decente y mejorar el 8-8 de Dublín. Aunque sabía que esto no iba a ser tarea fácil en un torneo de tan alto nivel.

Tuve la suerte de clasificarme con un amigo mío de Mallorca, lo cual era una gran ventaja al poder compartir el viaje y tener alguien con quien debatir algunas ideas Pre-PT. Lo primero que teníamos por delante era planificar el viaje, y aunque por trabajo no disponíamos de mucho tiempo de sobra, decidimos llegar el martes ahí, con 2-3 días para poder habituarnos al horario local. Esto fue un gran acierto, ya que estas siete horas de diferencia se notan, llegas hecho polvo después de 18 horas de viajar y no descansas como es debido. Llegar el jueves para jugar el viernes es una locura, cosa que hicieron algunos compañeros españoles, y no lo recomiendo a nadie.

Con estos días previos aprovechamos para ver un poco Nashville, y acabar de discutir el sideboard. De la ciudad solo puedo decir que no da para estar una semana, si te gusta la música, poder ver el museo de Johnny Cash o el museo de la música valen la pena (25 dolares de entrada), así como un barrio repleto de locales con música en directo. Me gustó la experiencia de conocer América (una America un tanto profunda) pero no iría a Nashville a propósito si tuviera que elegir cualquier sitio de los EEUU.

En cuanto a la preparación del torneo hay bastante a comentar. La gran diferencia respecto a Dublín era que la edición salia por el MOL el lunes después de las Prelease, las ventajas que tiene esto es que da herramientas para los jugadores que no pueden dedicarle tanto tiempo como para ir con el equipo a testear semanas antes al torneo, o no disponen de un equipo potente para poder sacar conclusiones del formato. Poder jugar partidas sin parar contra un metagame que toma forma te acerca mucho más al metagame real del Pro Tour, y también a los conocimientos que puedan avanzar los pros con sus “testing house”. La contrapartida de esto, es que es mucho más difícil innovar, y se pierde un poco el factor sorpresa de qué mazos pueden aparecer. Esto puede provocar cierta pérdida de encanto en lo referente al espectáculo y a la expectación del Pro Tour. Aún así, pudimos ver algunas nuevas creaciones (con malos resultados) como por ejemplo la BG Sacrifice que jugaron Hayne o Larson. Sinceramente, creo que si ha habido pocas sorpresas en este PT, no se debe tanto al MOL, sino a la opresión de Marvel, y es que si no dispones de una baraja que pueda combatir Ulamog de turno 4, no puedes competir.  New Perspectives es una baraja que contra según qué estrategias podría ser perfectamente competitiva, de hecho, algunos Pros se animaron a jugarla, pero como la GB Sacrifice, ambas tenían un porcentaje de victoria lamentable contra Marvel.

Teniendo esta herramienta, decidí planificarme un poco para aprovechar mejor el tiempo limitado que tenía esas tres semanas. Para ello, pensé que lo mejor sería empezar jugando Limitado, y pasada una semana, después del SCG y con el metagame algo avanzado empezaría a buscar cómo plantear Standard.

En cuanto al draft, Amonkhet me ha sorprendido por su gran velocidad. En principio parecía que sus principales mecánicas hacían que el formato se decantase por midrange-control, ya que ciclar nos filtra las respuestas, Embalm hace que no te vayas muy por detrás en mesa y puedas mantener unas vidas altas. Y sí es un formato en que muchas partidas al final se definen por el value o la evasión, pero no puedes descuidar los primeros turnos, hay mazos agresivos que pueden llegar 5-6 cartas de coste uno y 6-7 criaturas de coste dos y además, tienen bastante reach (principalmente gracias a los trial + cartuchos o cartas tipo  Wander in Death).

Para no entrar demasiado en detalle, mi preparación se basó en draftear todo lo que pude por el MOL, ver que arquetipos había, identificar que comunes e infrecuentes destacaban en cada arquetipo, y aspirar a montar un mazo o dos en el PT que fueran lo suficientemente competitivos para aspirar al 2-1. Si testeáis el draft de Amonkhet (muy diferente del sealed) veréis que la combinación más destacada es RW Exert, y el color rojo probablemente sea el más profundo, con dos removals comunes ( Magma Spray y  Electrify)  y con una calidad de criaturas que hacen que en una mesa puedan hasta jugarlo 3 personas perfectamente. El blanco tiene un buen número de criaturas de buena curva, como por ejemplo  Gust Walker -posiblemente la mejor común del set- y  Fan Bearer o  Binding Mummy (esta última con mucho más peso del que parece por Embalm). El negro tiene comunes premium como  Cursed Minotaur, el cartucho negro o  Final Reward, que lo mantienen dentro de los mejores colores. Luego está el verde con grandes criaturas y el azul, con comunes que no caben en todas las estrategias. Por lo tanto, y como se vio en el Pro Tour, los 3 arquetipos más destacados son BR Aggro, RW Aggro y BW Zombies, pudiendo tener resultado con cualquiera de los otros, pero es necesario leer mucho mejor los signos que te llegan.

En cuanto al draft, no puedo decir que hiciera mucho en especial para prepararlos, draftear y draftear, palmando un montón de tix al principio hasta haberme familiarizado con todos los arquetipos, creo que si trabajas tú solo esta parte para el Pro Tour no hay mucho trabajo que se pueda hacer más que ésto y llevar un registro. Quedé satisfecho con el resultado de los mazos que salieron en el torneo, en el día 1 drafteé una BW Zombies después de first pick  Cast Out, y ver como me pasaban dos  Binding Mummy seguidas. Es un mazo creo que decente para el 2-1, igual algo corto para el 3-0 pero sólido, con varias respuestas de calidad. Hubiera sido mucho mejor con algún lord o Sirviente Indisciplinado, pero que no llegó o no se abrió. Mi resultado en el primer draft fue 1-1-1, empatando la primera ronda que creo que pude haber ganado, porque tenia mejor mazo que el rival, pero en la que atascamos mesa en las dos primeras, y fue imposible rematar. Aún así, el empate al final tuvo su valor en forma de Pro Point.

 

 

En estos dos Pro Tour he interiorizado cosas que ya sabía en la teoría pero no llegaba a aplicar en la práctica. Aún no controlaba las emociones lo suficientemente bien como para abstraerme de algunas de las trampas que aparecen en los torneos. Una de ellas es la necesidad de apartar los resultados de las anteriores rondas, un empate en la primera sabe a derrota, y más si crees que podrías haber ganado. Pero el torneo es muy muy muy largo, y encima el PT es uno de los eventos en los que más derrotas se “permiten” (no tantas si aspiras a Top 8). Además, el nivel de exigencia es muy alto, y si gastas energía en pensar sobre tus oportunidades pasadas, probablemente te salga mucho mas caro que en otro torneo. Por lo tanto importantísimo no pensar en varianzas anteriores o en errores, hasta los mejores jugadores pueden perder, y siempre hay algún Pro en las mesas de abajo, y no es ningún drama.

Después del draft, con un 1-1-1 necesitaba un 3-2 o mejor, tenía confianza en el mazo que había elegido. ¡Zombies!

 

 

En mi preparación de Tipo 2 acerté en ponerme a testear más tarde, el formato con el MOL evolucionó y sobretodo después del Online PTQ que se celebró, quedó bastante fijado. No era difícil prever que Marvel y Mardu serían dos mazos muy representados, así que empecé jugando lo que más había jugado hasta el momento, Marvel. Debido a su varianza, y a que sentía que los mirror estaban fuera de control, empecé a buscar otras opciones, Mardu con azul, control, RG Aggro, hasta que me fijé en Zombies. Tenía ciertas ventajas que ningún mazo de Standard tiene a un nivel tan alto: mucha, mucha estabilidad (importantísimo después de 10 rondas de torneo) y sobretodo, es pro activo, siempre al principio de un formato es mas fácil ser agresor, que tener que responder a unas amenazas que no sabes exactamente que serán. Era un mazo que no estaba siendo lo suficientemente respetado, estable, con mucha más profundidad de la que a simple vista pudiera parecer, y decidí lanzarme a la aventura con los no-muertos.

Mi lista es bastante “clásica”, elegí jugar 25 tierras en lugar de las 24 habituales por varias cosas. Sólo aumenta aproximadamente un 2% esta tierra plus el poder tener 5 manás en el turno 5, pero  Liliana's Mastery me parece una carta espectacular, en este mazo es como jugar dos activaciones de Gideon y un emblema en una sola carta. Por ello, al jugar 4 copias con 24 tierras, parece algo bastante optimista el pensar que de quinto turno podremos curvarla. Es ahí donde esta carta es mucho más peligrosa que jugándola turnos después. Además, este mazo no es aggro convencional. Tenemos muchas formas de generar ventaja, y muchas requieren maná. Tanto los  Relentless Dead, como los  Cryptbreaker, las Abadías o los Wanderer exigen mucho maná, así como nuestra carta estrella,  Dark Salvation. Bajo mi punto de vista, estamos jugando un mazo que quiere cinco tierras. No es una baraja que suele atracar tanto como otros, de hecho, solemos ir “construyendo” nuestra presencia en mesa antes de empezar a atacar (casi siempre es mejor robar carta que hacer 3 puntos de daño, por ejemplo). Nuestras cartas individualmente son peores que muchas de las jugadas en mazos como Mardu, por lo que si nos quedamos jugando un spell por turno, o con dos manás, el golpe es mucho más duro que en algunos de los mazos que hay por ahí. Casteando Mimic o Relentless no vamos a ganar la partida. Mardu puede atracar con  Toolcraft Exemplar +  Heart of Kiran por ejemplo, hasta robar la tierra. Mientras que nosotros, si no tenemos algo desarrollado nuestro juego, jugar un lord con dos criaturas en mesa en el turno 5 puede suponer quedarnos muy por detrás. Aún así, puede que el número ideal sean 24, por el hecho de jugar monocolor, pero estoy contento con mi decisión de jugar 25.

Tampoco jugué  Grasp of Darkness de base, lo cual puede ser más discutible, pero de base quería no tener más de 8 removal, y quería que fueran lo mas eficientes posibles en lo que al maná respecta. Además, no son pocas las veces que te tiras un  Fatal Push a tu  Relentless Dead para devolver un zombie al juego y éste a la mano, y el maná de diferencia puede notarse. El Push te permite fácilmente jugar bicho + removal, y este mazo si no se queda atrás en los primeros turnos, genera mucha ventaja en los siguientes. Esperaba más Mardu, y es una carta peor contra Marvel. A pesar de todo no me defraudó su inclusión en la base de la baraja, y los Grasp entraban cuando era necesario destruir Trackers en lugar de  Heart of Kiran.

No acerté en el metagame que esperaba, el porcentaje de Zombies superaba muchísimo lo esperado, y no respeté lo suficiente el mirror.  Liliana, the Last Hope, o  Yahenni's Expertise son cartas que debí haber considerado. Respeté mucho a Marvel, y probablemente tampoco elegí el mejor plan, creo que se tiene que plantear de forma mas activa, los Scrapheap son perfectos para los sweepers, y con playset de  Transgress the Mind más agresión debería ser suficiente para poner en problemas a Marvel, aunque no es nuestro mejor pairing ni mucho menos.

En el torneo, la primera fase de Standard fue bastante positiva, no por el resultado, sino porque las victorias fueron contundentes, y las derrotas fueron muy luchadas. Hice un 3-2 perdiendo contra dos Marvel y ganando a RG Gods, Mardu, y GB Energy. Una de las Marvel era la Sultai de Jensen, y aquí aprendí dos de las lecciones más importantes del torneo. La primera partida salí muy explosivo, con zombies cada turno, y generando un board muy amplio rápidamente gracias a un Diregraff de turno 3, más una segunda copia, más bicho de cuarto turno. Él realizó la típica salida de Puzzleknot, lo peto, Marvel turno 4, activo y Ulamog. A pesar de esta magnífica salida de la baraja, perdió. Pero lo más relevante fue que tuve doble  Dark Salvation para matar a su Ulamog de turno 4 (que había exiliado los dos Diregraff) y conseguí hacer letal. Ahí aprendí a reírme de la varianza y a mantener buena actitud, Jensen y yo bromeamos sobre la partida y se mostró sonriente durante todo el match, cosa que no se ve en todos los jugadores. Muchos se hubieran enfadado al ver que aún haciendo Ulamog de cuarto les pasan por encima, algo que probablemente les pasaría factura en decisiones futuras.

La segunda y más importante lección, es que en la segunda partida no vi ni rastro de Ulamog (activó Marvel 4 veces y me ganó con el Demonio 5/5) y yo saliendo quité los  Dispossess y los  Lost Legacy para meter mas presión, ya que sospechaba que había quitado los Ulamog. Llegamos a un punto de partida, que por un  Transgress the Mind sé que tiene sólo una Ishkanah en mano, con Marvel en juego y un Kalitas, además de 4 energías. Yo tengo suficientes bichos para girar la Abbey, dejarlo a 2, darle un zombie, y poder bajar su Ishkanah (sin delirio) y tener 6 energías. Por lo tanto una activación en la que si caía Ulamog, perdía al momento. La otra línea era quitarle con un Transgress en mano la Ishkanah, y vas, porque no tenía un buen ataque gracias a su Kalitas, pero pudiendo activar el turno siguiente la Abbey, o si robaba un removal ganar al momento. ¿Que hubierais hecho vosotros?

Elegí jugar el Transgress, vas. Robó un  Rogue Refiner, que le dio una  Yahenni's Expertise, y con ella el juego. Después de la partida comentamos la jugada, según él tenía que usar la Abbey, por dos cosas: una, era el mazo agresor, y dos, si había banquilleado pensando que quitaba los Ulamog, no elegí un plan consecuente con mi decisión. Y efectivamente, había quitado los Ulamog. Por lo tanto chicos, intentad seguir vuestro plan y vuestro rol en todo momento.

Aún así, pasé a día dos, donde pude draftear una UB Cycling muy combera, que me permitió salir del draft con un 2-1. No es el mejor arquetipo, pero parecía abierto pickeando el clon en el 4º pick, y jugaba cartas de calidad. Dejé fuera algunas como  Cursed Minotaur, que tenía en los primeros picks, pero que no funcionaban con el mazo, e intenté ser lo más coherente posible.

 

 

En las últimas cinco rondas de Tipo 2 jugaba por el 3-2 que me aseguraba dos pro points extra, o el 4-1 por 1.500 dólares y más pro points, o el 5-0  por 2.500 dólares, más pro points y volver a un PT. Gané la primera a nada más y nada menos que un mirror de Zombies contra Saito, contra el que fue un gusto jugar, ya que mostró una actitud muy positiva en todo momento. De hecho, creo que el ambiente en el PT es menos tenso que en cualquier PTQ que pueda haber, algo sobre lo que creo que todos deberíamos hacer una reflexión.

Quedaban cuatro rondas, y podía pasar de todo. A día de hoy, estoy contento con mi estado mental en ese momento, porque no vi muestras de nerviosismo, y disfruté de jugar lo que restaba. Gané la siguiente contra la Marvel del Thomas Hendriks, que testeó con Génesis. Y faltaban tres rondas, del las cuales perdí las dos siguientes contra GB Energy, un buen pairing, pero sufriendo mucho con tres mulligans; y contra un mirror de Zombies, el cual Quiroga llevaba más preparado con Lilianas de banquillo, consiguiendo su 11-5. La última la gané muy fácil contra una Mardu.

 

Al final un 9-6-1 en mi segundo Pro Tour, no sé si habrá siguientes PT para mí, pero lo seguiremos intentando. Estoy contento con el resultado, porque la inercia es positiva, y creo que he madurado bastante como jugador este último año, y me veo capaz de seguir subiendo el nivel. A pesar de que las rachas se acaben, me veo mejor jugador ahora que antes, y sobretodo, y mucho más importante, estoy disfrutando de este juego y de la comunidad como nunca.

Si tenéis cualquier cosa que queráis comentar estaré encantado de responder y por supuesto, quiero dar las gracias a Show&Tell por darme este espacio, y porque no se podría entender mi trayectoria como jugador sin la ayuda de sus integrantes.

 

Pedro Lechado

@Plechado

Etiquetas: Limitado, Standard, Pro Tour Amonkhet, zombies, Pedro Lechado