Demo

Un Mismo Juego, Perspectivas Diferentes

¡Hola de nuevo a todos! ¿Habéis escuchado alguna vez las expresiones “jugador casual” y “jugador competitivo”? Seguro que sí y si no es así, espero que este artículo os de alguna noción al respecto. Hoy me gustaría daros mi punto de vista personal de ambos perfiles y tratar de empatizar con sendas vertientes, de tal manera que podamos entender un poquito mejor por qué nos comportamos de una manera o de otra y por qué algunos comportamientos nos pueden resultar extraños o incluso ofensivos o antideportivos cuando nos encontramos jugando un torneo del espectro con el que menos nos identificamos.

Pero vamos por partes, primero veamos qué tipo de jugadores suele haber en cada uno de los espectros y por qué se caracterizan ambas partes.

Por un lado, nos encontramos al jugador “casual”. Estos jugadores normalmente juegan a este juego (o a cualquier otro) de la manera que denominamos “for fun” o con el fin de divertirse como máximo objetivo. Esto no quiere decir que a este tipo de jugadores no les guste jugar torneos y ganar ni mucho menos. En cambio suele ser gente a la que le gusta jugar en un entorno relajado, en el que se diviertan y si ganan genial, pero el objetivo normalmente es el de divertirse jugando. Son gente que les gusta pachanguear con los colegas, jugarse un Commander multiplayer o un FNM o presentación, así como torneos mayores con buenos premios que no tengan por qué tener un nivel de reglas competitivo. Normalmente juegan aquellas barajas con las que se lo van a pasar bien. Podemos encontrarnos desde el que viene a jugar con su baraja tribal porque es muy aficionado a la mitología de cualquier clase o el que viene con su baraja más competitiva o Tier, pero no ha perdido de vista el pasárselo bien jugando.

En la otra cara de la moneda, nos encontramos al jugador “competitivo”. Para este jugador en cambio, su objetivo primordial en el juego no es otro que el ganar y conseguir logros u objetivos como ganar un torneo importante, clasificarse para un Pro Tour, alcanzar un nivel de Pro determinado en una temporada que le clasifique para los siguientes Pro Tours, etc. El divertirse no deja de ser un factor intrínseco del juego, pero en este caso, es secundario. Este tipo de jugador tiene por objetivos mejorar continuamente, estar actualizado y como su propio nombre indica competir y estar preparado para ello, para lograr los mejores resultados. Suelen jugar sobre todo eventos con un poco más de relevancia en cuanto al nivel de reglas se refiere y en cuanto a objetivos, véanse PPTQ, RPTQ, GP, ProTours.

 

    Ladies' Knight ©2016 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Ron Spears.

 

Con esto no quiero que se malinterpreten mis palabras en ningún momento. No estoy diciendo que unos sean mejores y otros peores ni mucho menos. Puede haber mejores jugadores en un espectro que en otro y viceversa, o jugadores que según la temporada en la que se encuentren, decidan darse un respiro del competitivo y jugar for fun y al revés, jugadores más casuales pero que se sientan cómodos y prueben a entrar en el mundo competitivo.

Lo que quiero hacer ver es algo que me parece realmente importante para que prime la convivencia y el buen ambiente durante el juego. Seáis el tipo de jugador que seáis, es que tenemos que tener muy claro en todo momento en el entorno y el tipo de torneo que estamos jugando. 

En mi caso particular, como jugador competitivo, me encanta jugar torneos grandes, en los que se opta a grandes aspiraciones como clasificaciones para el circuito profesional o sumas importantes de dinero, pero no por ello dejo de jugar torneos como presentaciones o FNM o ligas de tienda cuando cuadra o me apetece y es muy factible que  me veáis jugando commander de un modo mucho más relajado, con mis amigos entre rondas o cuando no estoy testeando o jugando un torneo.

Es decir, un jugador no tiene por qué estar completamente en uno de los dos lados del espectro, pero posiblemente se identifique más con uno de ellos y porque esté más acostumbrado a jugar en ese tipo de torneos, adopte consciente o inconscientemente una serie de actitudes que cuando juega en el ámbito opuesto, si no es consciente de ello pueden acarrearle algún contratiempo o alguna situación incómoda. ¿Con esto a qué me refiero? Creo que todos nos identificamos más con un ámbito u otro del juego y conocemos o tenemos amigos que se identifican más con el otro. 

La cuestión es que seguramente todos hayáis presenciado o conocéis anécdotas en las cuales en un torneo con nivel de reglas competitivo, ante una jugada que no estaba bien pensada o un error, el rival ha llamado al juez para que interprete la situación y no solo no se ha permitido rectificar a esa persona, sino que además se ha llevado el pertinente aviso a modo de warning. Para la gente que no está acostumbrada a ese nivel de reglas y a esa seriedad en el juego, esto puede llegar a resultar una actitud antideportiva e incluso ofensiva puesto que pueden llegar a interpretar que se les está intentando ganar por otra vía o se les está intentando sacar de la partida y pueden sentirse atacados. Nada más lejos de la realidad. En un torneo con un nivel de reglas competitivo, se entiende que dada la relevancia del torneo, los jugadores han de conocer las reglas y se les exige jugar a ese nivel, en estricto cumplimiento de las mismas, avisando de las habilidades que disparan en el momento oportuno y sabiendo cuando y que cosas se pueden hacer y cuando no. Lo que hacen estos jugadores cuando llaman al juez no es nada más que cumplir con el reglamento y dejar en manos de la persona designada para aplicarlo que sea ella quien valore y juzgue la infracción y esté al corriente de la misma porque si dicha infracción se repite a lo largo del torneo puede que no se trate de un error involuntario si no que nuestro oponente no sea todo lo deportivo que debiera.

 

    Miscalculation ©2016 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Jeff Laubenstein.

 

Con esto lo que pretendo decir es que seamos el tipo de jugador que seamos, cuando entramos a jugar un torneo de estas características debemos aceptar su naturaleza y exigirnos el máximo a nosotros mismos para actuar en consonancia a las necesidades del torneo, ya que lo estamos jugando voluntariamente. Todos podemos cometer fallos y mientras solo sean eso, nos llevaremos el aviso pertinente y se quedará ahí e incluso lo tendremos en cuenta para la próxima vez, lo cual no debería suponer un problema sino que yo por lo menos lo asumo como un proceso de aprendizaje. Yo soy el primero que cometo fallos en un torneo competitivo y por la misma razón que debería llamar a un juez cuando veo una infracción ajena, también soy yo mismo quien le llamo si soy yo quien la ha realizado y me percato, pues lo considero una cuestión de deportividad hacia mis rivales.

Por otro lado, también me gustaría dar el otro punto de vista, el de un jugador que acostumbra a jugar torneos con nivel de reglas competitivo pero un día decide jugar un torneo de tienda, un especial, una liga o un FNM, lo mismo da. Ese jugador, acostumbrado a cumplir el reglamento estrictamente y a que sus rivales lo hagan, ha de comprender el entorno en el que se encuentra y en el que juega. En este otro entorno, como se ha comentado antes, para muchos jugadores la máxima no es ganar, sino disfrutar del evento como forma de ocio. Es decir, el jugador está buscando disfrutar de una experiencia y nosotros como rivales somos parte de la misma, por lo que deberíamos favorecer que sea una experiencia gratificante en la medida de lo posible. A veces, igual nos toca perder una partida o incluso una ronda por dejar rectificar a un oponente en una presentación, pero hemos de entender el contexto, ser pacientes y relajarnos y sobre todo recordar que no estamos jugando un torneo con nivel de reglas competitivo. De nuestros actos puede derivar el que esa persona recuerde el torneo de aquel día como una grata experiencia y a nosotros nos recuerde como un rival deportivo y agradable o se lleve un mal rato y no quiera volver a vernos en un torneo. Vale más pararnos a hablar con nuestro oponente, explicarle una situación cuando se ha equivocado si nosotros conocemos el motivo, incluso advertirle de que en caso de querer jugar torneos de ámbito competitivo debería prestar más atención a ese tipo de detalles y proceder de la manera correcta con la partida, que obcecarnos con que deberíamos haber ganado porque nuestro oponente ha realizado mal una jugada y nosotros no.

Bueno, no sé si me habré explicado correctamente ni si he conseguido plasmar sobre el papel la idea que finalmente quería transmitir. Pero simplemente se resume en que vengamos del ámbito del juego del que vengamos y nos sintamos el tipo de jugador que nos sintamos, siempre debemos ser muy conscientes del contexto en el que vamos a jugar y contra el tipo de jugadores que estamos jugando así como la naturaleza del torneo. Asi obraremos en consecuencia y podremo esperar lo mismo de nuestros rivales. Nunca olvidemos a fin de cuentas esto no deja de ser un juego aunque en ocasiones podamos llegar a jugarnos mucho.

Ya sé que no he hablado mucho del juego per sé en esta ocasión, pero considero que era un tema en ocasiones controvertido y puede se que aportar mi punto de vista y compartir mi opinión al respecto a más de un jugador le ayude y pueda comprender el motivo de más de una situación que tal vez desconocía.

Como siempre vuestra opinión y feedback resulta vital para seguir ofreciéndoos el mejor contenido, así que os animo a que os mojéis y sugiráis, critiquéis o comentéis lo que os parezca oportuno y ya sabéis, si queréis comentar algo in situ y me veis en algún torneo o en una tienda, siempre estaré encantado de charlar y comentar cualquier aspecto.

¡Hasta la próxima! ¡Nos vemos en las mesas!

Iñigo Vallejo Pascual

 

 

Etiquetas: Iñigo Vallejo, Casual