Demo
 

A Mitad de Camino

¡Muy buenas a todos! Ya hacía algo más de un mes que no me ponía a escribir algo que no fuera un artículo de una sección, y la verdad es que el estar algo desencantado con el estado de los formatos me había dejado falto de ideas. Desde que las barajas de Aetherworks Marvel se han hecho con el dominio absoluto del formato, Estándarse me hace mucho menos atractivo. Modern estaba algo estancado hasta el anterior fin de semana, donde se pudo ver la evolución de algunas barajas e incluso Commander 1vs1 en el MTGO está en un punto pendiente de evolución aún, donde reinan los comandantes azules, en particular Baral, Chief of Compliance

Por estos motivo no me apetecía escribir sobre ningún formato en particular, pero la semana pasada, grabando el último podcast con mi compañero Victor de Miguel, entramos en un tema que me parecía que tenía mucha tela que cortar y podría merecerse la dedicación de un artículo completo a sí mismo. En esta ocasión, lo que estáis a punto de leer, se trata de un artículo de opinión, donde expongo mi honesto punto de vista y creencias, contando con que muchas otras personas difieran de las mismas.

A continuación me gustaría hablaros de la dirección que está tomando nuestro juego favorito en cuanto a imagen se refiere y también respecto a otras políticas, pero que en definitiva se supone que van todas en una misma línea y dirección. ¿De qué políticas estoy hablando? ¿a dónde quiero llegar?, mejor dicho, ¿a dónde quiere llegar Wizards? Veámoslo.

Si damos marcha atrás en la máquina del tiempo y nos remontamos a principios de septiembre de 2016, podíamos apreciar las primeras novedades en el Worlds Championship. En él observamos los primeros cambios de imagen que he mencionado anteriormente. Los 24 jugadores clasificados para el evento llevaban todos camisetas transpirables, deportivas y más propias de un equipo de un equipo de fútbol americano o de los E-Sports que de nuestro juego de cartas favorito. Además, en la zona de coverage se jugaban con cascos y micro los diferentes matchups. El segundo cambio (y no tan aparente) es que los premios subían hasta doblarse en cifras para el ganador del evento, el cuál adquiría un cheque por valor de 100.000$, haciendo de este evento, el evento de mayor relevancia profesional, dejando bastante lejos a los Pro Tours, cuyo ganador aspira a la mitad de dólares. 

Y todo esto ¿por qué? Porque ahora el Pro Tour, más que ser parte del circuito profesional, quiere emplearse como evento promocional de la última colección a la venta y pretende emplearse como herramienta de marketing en dicho sentido.

Como sabréis, los profesionales del sector venían quejándose de que era muy complicado mantener el estatus y el nivel profesional, más si cabe cuando Wizards está tratando de retirar las ayudas a los platinos, e incluso puede que este año sea el último en el que tengan los bonus por Pro Tour y Grand Prix asistido. Este factor, sumado a que las sumas de dinero en premios que se otorgan en otros E-Sports de fácil acceso sean mucho mayores, está haciendo que sean varios los jugadores profesionales que estén migrando hacia otros juegos. 

Por otro lado, Magic the Gathering, como tal no ha cambiado lo suficiente en todos estos años para que sea de un gran atractivo visual, es decir, no fue diseñado con objeto de ser stremeado a gran escala en sus inicios, y por lo tanto no tiene un gran impacto visual. Si a ello le sumamos la complejidad del juego en lo que a reglas se refiere, se hace aún más evidente la barrera para ganar adeptos en los streams online; factor que no tienen esos otros E-Sports como podrían ser el Hearthstone o League of Legends. Es por ello, que dichos juegos también tienen muchos más adeptos, además de poder ser free to play, por lo cual sus streams tienen muchos más seguidores y generan también mucho más dinero en concepto de publicidad. Este conjunto de cosas hace que sea más viable vivir de esos juegos a nivel profesional que de Magic, por cosas tan simples como los requisitos para alcanzar el Partner Program en Twitch.tv, plataforma online principal de streams a nivel mundial.

 

Si nos remontamos solo a hace unas pocas semanas, veíamos de nuevo diversidad de opiniones en las redes sociales acerca de la invitación del jugador profesional de Hearthstone y streamer Jason Chan, más conocido a nivel mundial como Amaz. Hubo quienes afirmaron que dicha decisión por parte de Wizards devaluaba la dedicación de los jugadores que trabajan durante la temporada por llegar al Pro Tour, mientras que otros opinaron que era una jugada maestra de los creadores del juego, a fin de atraer seguidores de otro sector y dar a conocer el juego entre los seguidores del Amaz, que cuenta con una media de entre 10.000 y 30.000 viewers diarios pero que ha llegado a realizar streams de más de 100.000 viewers e incluso cosas tan surrealistas como más de 50.000 personas viendo cómo se decantaba por qué comida rápida pedir a domicilio.

A su vez, en febrero de este año  Wizards anunciaba como creaba una división en la empresa que se llamaría Magic Digital Next, orientada a mejorar la experiencia de los jugadores en el juego a nivel digital. Con ese anuncio también dejaban vislumbrar  la nueva orientación que estaban adquiriendo sus políticas de marketing e imagen es dar grandes experiencias a los jugadores de Magic y lo más importante, al parecer, “atraer nuevos fans a la increíble experiencia que es Magic”.

Si agitamos todo el mejunje y lo miramos con perspectiva, Wizards está tratando de acercarse al mundillo de los E-Sports, sin llegar a serlo. Esto implica que aun sabiendo que no son ni serán un E-Sport porque el juego no está diseñado para ello, tratan de parecerlo cada vez más. La razón de ello es que los E-Sports llegan a tener un nivel profesional serio y viable, y ellos pretenden dar esa imagen de profesionalidad y de mover dinero, para mantener a los clientes actuales, así como a los profesionales, pero también tratar de captar nuevos jugadores del sector mejorando su imagen.

Si os fijáis, todas las políticas van en esa misma línea y en consonancia en la medida de lo posible. Nos podrán gustar más o menos, pero si son medidas efectivas, lo cual Wizards deberá evaluar, no podremos decir que han ejecutado una mala estrategia en cuanto a marketing se refiere.

A pesar de todo, la diferencia entre Magic y los E-Sports sigue siendo muy grande, sobre todo en cuanto a la cantidad de gente y dinero que mueven se refiere y esto en gran medida, además del contenido visual y la accesibilidad a los juegos y su complejidad se refiere, viene derivado de las ayudas externas. Y a este punto es a donde quería yo llegar: todos esos grandes eventos de los E-Sports, con grandes cantidades de afluencia e ingentes cantidades de dinero están patrocinados por una gran cantidad de agentes externos como fabricantes de periféricos para ordernadores como Asus, Intel o bebidas energéticas como Monster. Todos ellos, gigantes multinacionales que aportan ingentes cantidades de dinero para promocionarse entre un público tan amplio. 

Y hemos aquí, el que yo considero el problema, Wizards dirige todas sus políticas de marketing a parecerse y acercarse al sector de los E-Sports, pero su mayor carencia, que es posiblemente la falta de competencia en cuanto a recursos que puede dedicarle a premios para hacer grandes eventos y elevarlos al nivel de los videojuegos, se ve aún más mermada por su política de no aceptar colaboraciones y patrocinios externos, chocando frontalmente con todas las políticas llevadas a cabo de manera paralela. Puedo entender la postura de quienes digan que Hasbro, empresa a la que pertenece Wizards, es la mayor juguetera del mundo y puede que no quiera verse asociada con otros patrocinadores o no lo necesite, pero la realidad, es que esta postura en este asunto en particular, va en contra de todo lo que están haciendo en favor de acercarse a un sector más grande y labrarse otra imagen.

Incluso Starcitygames, gigante de este juego, tienda, generadores de contenido, que cuentan con un circuito semanal paralelo al propio de Wizards, cuenta con el patrocinio de empresas como Ultimate Guard para llevar de manera satisfactoria e ininterrumpida su circuito con gran éxito independientemente del circuito de Grand Prix que hay por parte de Wizards.

Entonces, si se quiere crecer y hacer algo más grande, y se están poniendo muchos esfuerzos en esa dirección, ¿por qué no dejarse ayudar? ¿Por qué no contar con unos ingresos mayores para hacer eventos más vistosos, más atractivos y con mejores premios, a fin de mantener a tus jugadores y terminar de atraer un público nuevo?¿Por qué no terminar de profesionalizar este juego y dar el paso definitivo para asemejarse a eso por lo que tanto esfuerzo y recursos han dedicado?

A mí, personalmente todo lo que están haciendo hasta ahora visualmente puede que no me entusiasme, pero entiendo su lógica interna y lo que se pretende con todo ello. Lo que no termino de entender es lo de hacer las cosas a medias y quedarnos a mitad de camino del objetivo.

Recordaros que esto no deja de ser un artículo de opinión y que no pretendo tener la verdad absoluta ni la razón, nada más lejos de la realidad. Es mi forma de ver y entender lo que acontece en estos días en mi juego favorito, y solo quería compartirla con todos vosotros. Os animo a que comentéis tanto en la web como en las redes sociales compartiendo vuestro punto de vista al respecto, puesto que se trata de un tema de actualidad y que tiene mucha tela detrás. Seguro que todos tenéis una opinión sobre el tema, que no me creo que os deje indiferentes.

¡Un saludo a todos!

Iñigo Vallejo 

@I_Vallejo_ST

 

Etiquetas: Conceptos