Demo

Maverick Bolognesa

 

Hace solo un par de semanas se celebró el único Magic Fest de Legacy del año en Europa. Una pequeña expedición de S&T acudimos a tierras italianas al que fue mi primer GP de Legacy. ¿Sabéis ya lo que jugué?

 

Bolonia no es una ciudad nueva para mí. Hemos viajado allí en otras ocasiones a otros eventos del mismo tipo, desde el Modern del Eldrazi Winter hasta Limited de Amonkhet. De hecho suele ser una parada fija dentro del circuito de Magic Fest en Europa. Viajar a jugar estos torneos tampoco es nuevo, pues son unos cuantos los que tengo ya a las espaldas. Pero lo que sí era nuevo para mí era el formato.

No suelo jugar Legacy casi nunca, aunque cuando lo juego me suelo divertir considerablemente, sobre todo en los últimos años. Creo que el formato se ha vuelto más interactivo que antaño, o al menos esa es mi impresión. Recuerdo que hace unos cuantos años jugaba algún Arcanis y me tocaban seguidas varias All Spells, Charbelcher o Red Prison. Y bueno, digamos que no me pareció especialmente divertido por aquel entonces.

Algo debe haber cambiado, que me ha parecido más divertido e interesante en las últimas ocasiones; o a lo mejor es que estando clasificado ya al Players Tour de Bruselas necesitaba buscar otros eventos competitivos y me moría de ganas de jugar un GP. La cuestión es que por una u otra razón acabé proponiendo viajar a Bolonia a la persona más idónea del equipo para esta expedición. Amante del formato, también clasificado al Players Tour y, cómo no, tan competitivo que al igual que yo se jugaría un GP tras otro sin descanso: Daniel Toledo.

No hizo falta mucho para que unos días más tarde tuviéramos billetes y hotel reservado para jugar Eriales, FOW, o lo que se tercie. Aunque en mi caso tenía claro lo que iba a jugar desde el inicio. Mejor o peor posicionado, yo iba a jugar uno de mis mazos preferidos del formato. Adaptaría la lista todo lo posible al metajuego para que fuera lo más competitivo posible; pero para una vez que podía jugarlo, no iba a desaprovechar la ocasión. 

 

Green Sun's Zenith ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by David Rapoza

 

La lista

No se ni de dónde viene el nombre de Maverick la verdad. Yo lo llamaría GW Zenith o algo así, pero como ya tenía nombre pues quién soy yo para cambiarlo. La cuestión es que desde que jugué un mazo de este tipo por primera vez, se convirtió en una de mis opciones favoritas. Tiene todos los ingredientes que me gustan en otros formatos, agrupados en torno a cartas como Green Sun's ZenithKnight of the Reliquary.

La lista base no variaba demasiado de lo que viene siendo habitual en este tipo de mazos. Aunque siempre con alguna “spicy tech” para tutorear con los Zenith o para sorprender a mis oponentes (nada nuevo en mi día a día en MTG).

Tras unos cuantos torneos físicos, muchas ligas del MOL y algunas conversaciones con mi amigo y compañero de viaje, esta fue la lista que acabé mandando el día anterior al evento:

 

 

 

A pesar de lo conocido, cabe destacar algunas decisiones respecto a esta lista. Tanto del maindeck como del banquillo. 

1)  Giver of Runes por encima de Mother of Runes. Quizá la decisión más polémica porque trajo mucho de que hablar. La autoprotección de la madre la hace mejor en casi cualquier ocasión, salvo en situaciones puntuales como cuando juegas contra alguna variante de Eldrazi. Pero había un problema cuando empecé a plantearme jugar Legacy en Bolonia: Wrenn and Six. Y otro días antes del GP: Plague Engineer. En el siguiente punto hablaré más de este tema.

2)  Veil of Summer es una carta de otro planeta, esto no es discutible. Pero a pesar de ello en la lista casi final que pretendía mandar no jugaba ninguno. Los había probado bastante, pero no me terminaban de encajar con el banquillo que había configurado. Lo tenía todo tan claro que no les encontraba hueco y me parecían “redundantes” en algunos pairings que ya podía ganar sin ellos. Es verdad que resolver uno solo inclina la balanza a tu favor en todos los momentos en los que la cosa puede estar reñida, pero dejar 2-3 huecos para incluirlos me quitaba varios slots que veía necesarios en otros emparejamientos. Finalmente, tras mucho hablar con Dani Toledo, me convenció e incluí dos copias.

3) Decidí gastar tres slots en Containment Priest para mejorar mi cruce con Sneak & Tell y porque también me permitían reducir el número de cartas contra el cementerio al poder combatir también bien a RB Reanimator. ¿Fueron demasiados? Al final fue la única carta que llevaba más de dos copias en el sideboard y no las usé mucho.

4) Desde que salió el spoiler de Eldraine quería dar la oportunidad en formatos eternal a Deafening Silence. La probé en varias ocasiones y me pareció buena. Mejoraba mucho el cruce contra Storm (razón principal) y servía también, aún sin brillar de la misma forma, contra Sneak & Tell y UR Delver. En este último caso ayuda a que el Dreadhorde Arcanist no haga lo que le de la gana y te arruine el game en dos ataques. 

5) Quería jugar al menos dos copias de cartas que fueran bastante definitivas contra Death & Taxes. Quería poder desbloquear esas atascadas mesas de Mother o Giver en ambos lados de la mesa al late game. Y para ello sustituí el slot habitual de un Path to Exile o removal del sideboard para incluir una copia de Winds of Abandon y una copia main de Hexdrinker. Aunque ambas cartas requieren invertir mucho maná para desatar su verdadero poder, llevando cartas como Gaea's CradleScryb Ranger es bastante viable pagar lo que piden. 

6) Me encanta la única copia de Thrun, the Last Troll contra todos los emparejamientos de desgaste o contra el todopoderoso Oko. Todo el mundo me decía de quitarlo, pero todos tenemos nuestros caprichos. 

7) La lista pierde irremediablemente contra Elfos. Siempre es un mal pairing para este tipo de mazos, pero no llevaba absolutamente nada para intentar aumentar las posibilidades de rascar una victoria.

 

Wrenn and Six ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Chase Stone

 

Prejubilan a Wrenn and Six

Solo unas semanas antes del GP anuncian que el planeswalker estrella de Modern Horizons no vería juego en las mesas italianas. Esto era una gran noticia para todos los mazos tipo Taxes con cartas como Thalia, Guardian of ThrabenNoble Hierarch.

De hecho se estaban jugando Giver of Runes precisamente por esa resistencia dos que las salvaba de Wrenn. Ahora que lo habían chapado, ¿habría que volver a jugar Mother?

El sentido común parecía dictar que sí, y mis posteriores ligas del MOL fueron sin Giver. Pero el cambio hizo que Death & Taxes se volviera a jugar, lo que trajo consigo la inclusión de más copias de Plague Engineer. Y también empezaba a jugar contra muchas Eldrazi de repente, aunque no se decir exactamente la lógica de esto a raíz del baneo.  

Empezaba a tener situaciones en las que echaba de menos Giver of Runes de nuevo, a pesar de la ausencia de Wrenn. Alguno pensaréis que Plague Engineer puede no ser para tanto. Pero cuando barre Mother, Jerarca y Thalia… es game. En cambio si tienes Giver y Knight of the Reliquary u otro bicho de peso protegido, pues hay partida. 

Probé entonces una mezcla de Giver y Mother. Pero no me gustó en absoluto. Cada vez que quería una tenía la otra, y viceversa. Eso era una tortura. Me pareció mejor elegir una u otra opción con sus consecuencias, pero que al menos pudiera controlar si en todo momento era buena o mala. 

Así que finalmente, el aumento de la presencia del color negro en muchos mazos para incluir Plague Engineer, me hizo decidir, aún con cierto miedo, jugar playset de Giver of Runes.

 

Thalia, Guardian of Thraben ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Jana Schirmer & Johannes Voss

 

¿Mil ligas jugadas?

No jugar Legacy (o cualquier formato) de forma habitual tiene un gran problema: no conoces mucho lo que se juega, ni las listas, ni los banquillos habituales. Las pocas veces que he jugado Legacy he notado que he perdido partidas por ello. Es normal. Si no sabes si el mazo que tienes enfrente puede jugar o no Blood Moon, sweepers o ni siquiera sabes cómo comba, pues tus elecciones y tus líneas de juego pueden ser más que dudosas. Esto no es ningún misterio.

Así que había una cosa que tenía muy clara si iba a Bolonia. No podía perder partidas por desconocimiento del metajuego o por malas decisiones en este sentido. Y eso se consigue jugando mucho. Así que me di un intensivo de Legacy tanto online como IRL.

IRL jugué el Arcanis y jornadas de ligas tanto en Itaca como en Tempest. Son torneos que no suelo frecuentar porque, como ya he dicho muchas veces en estas líneas, Legacy no es un formato que suela frecuentar. Así que seguro que alguno de los que me estáis leyendo me visteis por alguno de estos eventos o incluso jugasteis contra mí. Si fue así, seguro que tomé varias decisiones malas por desconocimiento. Pero para eso iba, para no tomarlas así en Bolonia y aprender de cada partida de Legacy. 

Y además de acudir a eventos físicos los fines de semana, cuando tenía un rato libre jugué muchas ligas en el MOL. Y cuando digo muchas, son muchas. Obviamente no jugué mil ligas, es una forma de hablar, pero con los Format Points que conseguí en el proceso calculé que me pude jugar unas 30 ligas en las semanas previas, más los Challenge de los domingos. Eso son unas cuantas partidas. Y cuando llevaba ya unas cuantas, lo notaba. Ya no estaba perdido y ya empezaba a saber contra qué jugaba o cómo afrontar la partida con solo ver los primeros spells del oponente. 

A pesar de que solo conseguí un 5-0 entre todas ellas, las sensaciones con cada liga eran mejores. El resultado predominante era el 4-1 en el que siempre se me escapaba alguna partida por pequeños detalles, o porque en un enfrentamiento ajustado, la victoria se acababa decantando para el lado de mi oponente. Esto también iba a pasar en Bolonia. Estaba contento con el  tiempo invertido.

 

Swords to Plowshares ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Terese Nielsen

 

El esperado Grand Prix

El fin de semana de Bolonia llegó. Viajé con Dani Toledo y también estaba allí Sandro Bernabé; los tres como representantes de Show & Tell, y ninguno jugábamos la carta como tal. Los tres listos para dar lo mejor de nosotros en el último GP del año 2019 en Europa. 

La participación fue alta: 1.597 personas jugaron el evento principal. Sin duda había ganas de Legacy. Y no solo entre los jugadores europeos, pues jugué contra un par de norteamericanos y también vi varios jugadores de otros continentes. Da igual el formato que sea, jugar torneos de este tamaño es siempre una gozada. 

Tras dos byes que me permitían dormir un poco más (dentro de poco este lujo tocará a su fin), la primera ronda la perdí contra una Hogaak con Massacre de banquillo. En el primer game me deckeó de turno tres y en el segundo me jugó doble Massacre que me mandó por dos veces a la edad de piedra. Poco que hacer. 

Pero los GPs son más una prueba de resistencia y tras cuatro victorias seguidas llegué a ponerme 6-1 a falta de una ronda para finalizar el primer día, pero ya clasificado para seguir jugando el domingo.  Una reñidísima partida contra una Grixis Delver acabó en derrota. Y el enfrentamiento del infierno (Elfos) hizo que empezara el día 2 con un regulero 6-3.

En el día dos tuve una victoria por incomparecencia en la primera ronda, y el resto del día se dio bastante mejor; 4-1-1 en total. Sumado al primer día, acaba el torneo con un 10-4-1, que restando byes y victoria por incomparecencia hacía un total de 7-4-1 en rondas jugadas. 

A pesar de que me parece un resultado muy discreto, estaba bastante contento por haberlo hecho en Legacy. Había jugado mucho de cara a hacer un buen papel en Italia, y eso lo noté. Hubo varios momentos en los que conocía a la perfección interacciones poco habituales gracias a haber jugado tanto las semanas previas, como por ejemplo la anulación de Maze of Ith a causa de la modalidad Stomp en Bonecrusher Giant. Esa situación se me dio una semana antes en el MOL. Pude jugar alrededor de eso y ganar el game. Nada como conocer el formato.

Perdí también algún game en el que no pude hacer nada ante las respuestas de mi oponente, pero en general sabía lo que tenía que hacer en cada momento. Había estudiado y se notaba. Y por eso acabé el evento satisfecho con un Top 100 (97º para ser exactos), que me metía en el último tramo de premios (250 $) y que hace tan solo un año habría otorgado un codiciado Pro Point. No me parece un resultado malo para no jugar habitualmente el formato. 

 

 

Gaddock Teeg ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Greg Staples

Así que un GP más y un viaje maravilloso más para guardar en la memoria. Creo que además me acordaré especialmente de este por ser el único Main Event de Legacy que he jugado hasta la fecha; y que no se cuándo volveré a jugar. Aparcaré de momento el formato para centrarme de nuevo en otros, pero si se presenta la ocasión, volveré a jugarlo. 

Testeando mucho se pueden conseguir grandes resultados –mucho mejores que el mío en este GP–  , así que jugad mucho para aprender de muchas situaciones y tener ese conocimiento en las rondas clave de torneos importantes. Y, como siempre suelo recomendar también, jugad lo que os guste en la medida de lo posible. Disfrutad del juego, de vuestro mazo y de Magic. 

 

Dani M. Querol

@DaniMRebel

 

Etiquetas: Selesnya, Maverick, Torneos, GW Hatebears, Legacy