Demo
 

La cosa más importante que he aprendido en Magic

 

¡Hola a todos!

Mi nombre es Raúl Vallejo, tengo 22 años, soy natural de Madrid y jugador de Magic desde 2012, interesado en el competitivo desde 2015. El pasado sábado 31 de agosto gané el MCQ de Alicante, clasificándome así a mi primer Mythic Championship, o como se llamaban antes, Pro Tour.

 

Llevo mucho tiempo soñando con el día en el que al levantarme de la mesa pudiese decir: “Me voy al Pro Tour”. Os aseguro que la sensación es, sencillamente, indescriptible. Han sido muchas horas de viaje, horas de testeo, charlas sobre barajas, metajuego, teoría, líneas de pensamiento, latas, cadáveres, etc. Infinidad de ciudades, países visitados, personas conocidas y sobre todo muchas amistades, que me han enseñado cosas sin las que a día de hoy no podría concebir mi vida dentro y fuera del juego.

 

Una de las personas más importantes y de la que más he aprendido, estaba allí cuando se clasificó a su primer Pro Tour y casi le crujo el cuerpo del abrazo cuando se clasificó al mundial, me dijo una vez refiriéndose a mí: “Tú, cuando abres la mano inicial, necesitas ver la meta”. Se nota que me conoce bastante bien. Hay jugadores que disfrutan resolviendo puzzles de mesas llenas de criaturas o controlando a su oponente hasta desgastarlo, yo soy más de pisar el acelerador y tomar la iniciativa lo antes posible. Quizás por eso Burn ha sido la baraja con la que, finalmente, he logrado clasificarme al Mythic Championship. Al final, esta frase se refiere a un impulso natural, o también llamado, intuición. Las personas reaccionamos de formas diferentes a los estímulos y a veces tomamos decisiones de manera inconsciente, como cuando de pequeños os preguntaban vuestro color favorito y no había una razón lógica, pero sabíais cuál era vuestro color. Hay que fiarse de la intuición cuando no veas claramente el camino, tampoco es una norma, que nadie venga con la hoja de reclamaciones alegando que los poderes jedi no le funcionan. Pero de vez en cuando está bien hacer caso a esos impulsos, aunque no seas capaz de ver la razón lógica en ese momento.

 

De esta misma persona he aprendido a disfrutar del proceso. He crecido bajo la filosofía de que, con talento o sin él, hay que trabajar muy duro para llegar allá donde quieras ir. El problema de esto es obcecarse en los objetivos y no permitirse disfrutar del camino. Esta persona puede contar con los dedos de las manos las veces que ha dropeado de un torneo. ¿Por qué? Porque le divierte jugar a Magic e ir 0-2 no es un impedimento para seguir haciéndolo. He oído muchas veces que 0-2 es el segundo mejor resultado posible en un torneo. Prefiero compartir la contestación habitual de esta persona a esto: “Yo juego a Magic porque me gusta y me lo paso bien, independientemente de si gano o no (siempre mejor ganar, obvio) y si planeo dedicar mi día, o mi tarde, a jugar a Magic no quiero dejar de hacerlo nada más empezar, solo por el resultado”. Si tu principal objetivo es divertirte y disfrutar del juego, llegar al resto de objetivos será más fácil mientras no pierdas de vista lo primero.

 

Eidolon of the Great Revel ©2019 Wizards of the Coast LLC in the USA & other countries. Illustration by Cyril Van Der Haegen

 

Otra persona muy importante me explicó qué significa eso de jugar a tus outs. Es decir, si estás totalmente seguro de que tu único out en la partida es robarte el último Lightning Bolt de tu baraja y juegas el resto de la partida para propiciar lo máximo posible que esto suceda, no estás haciendo nada mal. El azar interviene en Magic y es un valor, que a veces jugará a nuestro a favor y otras en contra, incluso a veces será el único out. Conseguir normalizar el hecho de que el azar interviene en cada partida de Magic, es la manera de restarle protagonismo y evitar que nos desconcentre o nos termine por generar sensaciones negativas. Yo si fuera vosotros intentaría ponerlo en práctica, la persona que me contó esto es uno de los jugadores con más talento de la península y lo demuestra cada vez que hace top 4 en un GP.

 

A estas alturas la pregunta, probablemente, es ¿por qué cuentas esto? La respuesta es la conclusión a la que llegué un rato después de levantarme de la silla, sabiendo que había ganado el torneo e iba a jugar el Mythic Championship.

 

Por mucho que juegues o testees frente a la pantalla del ordenador, no vale de nada si no tienes con quién compartirlo y de quién aprender. Sobre todo porque los compañeros y amigos te pueden enseñar muchas cosas que nunca aprenderías limitándote a jugar a Magic.

 

Disfruta del proceso, juega a tus outs, confía en ti mismo y, como me dijo otro maestro, sigue intentándolo porque merece la pena.

 

Antes de despedirme quiero dar las gracias a todos mis amigos, es un privilegio aprender de vosotros algo cada día.

 

Al resto de lectores, gracias por llegar hasta el final de esta reflexión. Espero que os sirva de algo o, al menos, hayáis disfrutado de la lectura.

 

¡Hasta la próxima!

 

Raúl Vallejo

@RaulVallejoMTG

Etiquetas: Torneos, Modern